MIS COSAS DE JACA

Estas páginas van destinadas a todas aquellas personas que quieren a su ciudad, como me sucede a mí con la mía, Jaca. Hablaré, pues, de “mis cosas” esperando que alguna de ellas pueda ser también la tuya o, sencillamente, compartas mi afición por “colarme” entre el pequeño hueco que separa la memoria de la historia, lo general de lo particular o lo material de lo inmaterial. Estas “cosas de Jaca” están construidas a base de anécdotas , fotos de ayer y hoy, recuerdos y vivencias mías y de mis paisanos y de alguna que otra curiosidad, que me atrevo a reflexionar en voz alta. No es mi propósito, pues, ocuparme de los grandes temas de los que ya han tratado ilustres autores, es más bien lo contrario: quiero hacer referencia a rincones ocultos, héroes anónimos, huellas olvidadas, sendas por las que ya no se pasa, lugares que fueron un día centro de atención y hoy han sido relegados a la indiferencia, al olvido o al abandono; a unos escenarios donde se sigue representando la misma obra pero con otros actores.

lunes, 7 de abril de 2014

TORRIJOS

            

LA CURVA DE TORRIJOS: “El STRELLICHNUS JACAENSIS”
 
Puente y curva de Torrijosaños  años 50


Esta curva, situada a unos 4 km. de Jaca, en la carretera que conduce a Francia, es un lugar donde el tiempo ha ido acumulando una serie de vivencias, recuerdos e historias  que el caprichoso destino, por una causa u otra, se ha empeñado  en hacer coincidir con mi vida.

 Cuando era niño, esa curva era conocida con el nombre de “La Curva de la muerte” por la cantidad de vehículos que se accidentaban en este punto.
 Noticia del ABC DEL 13 DE  agosto de 1961 
De tal manera que, ante el  calor tedioso y la rutina de los meses de agosto, dicha curva llegó a transformarse en  un aliciente más para los chavales de Jaca, que cogíamos la bicicleta y nos desplazábamos hasta allí para  ver cómo algún “Citroen  Tiburón”, normalmente de un  francés que despistado y casi siempre por la noche, confundía la carretera con el Camino de Santiago y en vez de girar a la izquierda, seguía de frente y  se estampaba  contra las rocas del río.

 Fueron numerosos los coches que cayeron en esa curva de 90º,  justo debajo del sólido puente que, según reza en la parte superior del arco, fue  construido en 1876 y que quedó fuera de uso y sustituido por otro  nuevo allá por el año 1991. A escasos metros de allí, se encuentra un enorme paredón de piedra, una auténtica  muralla de donde se extrajeron, entre otras cosas, todos los adoquines  que sirvieron para pavimentar las calles de Jaca.
Cantera de Torrijos
Se trata de una cantera de piedra caliza, todavía en explotación, asentada sobre una formación en “flysch”. Una roca muy abundante en la zona, que ha servido de material de construcción en multitud  de casas de pueblos de la comarca y donde residió el ser vivo más antiguo  que lleva como nombre el adjetivo “jaqués”:
“El ESTRELLICHNUS JACAENSIS”.
“El ESTRELLICHNUS JACAENSIS”.
Un  artrópodo que  hace unos 50 millones  de años vivió  en los fondos marinos del mar que bañaba el Alto Aragón y que estuvo empotrado en dicha   Cantera hasta el 2011, para pasar posteriormente al Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza y que se conoce así, con este nombre, por ser un “icnofósil” exclusivo de la zona de Jaca. 


LA FUENTE DE TORRIJOS

No se puede quejar Jaca de sus fuentes. Según Madoz, a mediados del siglo XIX, “en la circunferencia de un cuarto de hora de la c, se encuentran más de 20 fuentes en hermosas pilas de piedra en los declives de los riachuelos”.  De esas veinte que se citan, todavía  están en uso la de Forranchinas, la de los Baños, la del Gastón, la de Marchán,  la de San Salvador etc... Y conocí de niño, aunque ya han desaparecido, las de S. Juan, y  S. Lure o Villa María.                      
    
                         
Fuente de Torrijos

La de Torrijos es la más alejada (4Km.), Emplazada debajo del paredón desnudo de la cantera, cercana del río. Es una fuente que frecuenté durante los veranos, en  mis excursiones en bici cuando me remojaba de badina en "badina" pescando a “uñeta”; o en otoño   cuando me iba de paso para acceder a los montes donde había unos buenos “cados” de setas. Para ello había que cruzar la vía  del canfranero y el canal que suministra de agua potable  a la ciudad de Jaca y después ascender a los "pacos" de los montes que están en las faldas de Bergosa..

Desde niño intenté beber esa agua que olía y huele a huevos podridos sin conseguirlo. Sin embargo, observaba cómo la gente mayor, con una fe inquebrantable,  se la llevaba  a casa en botellas o garrafas.

 Ahora sé que ese manantial de ancestral uso medicinal fue visitado por muchos viajeros antes que yo, que sirvió  a los peregrinos del Camino  de Santiago para sanarse  durante muchos siglos, y que incluso mantuvo baños, pues se tiene constancia de que al final del  s.XVI, el ingeniero italiano Angelo Baguto, que por aquel entonces se encontraba levantando la Ciudadela de Jaca siguiendo el proyecto de Tiburcio Spanochi, realizó un  muro de contención par que las riadas no los inundaran. A Madoz tampoco  le pasó desapercibida,  en el 1845,  la cita en su “Diccionario,  censo, padrón y datos de los pueblos de España” y , tras loar  las  bondades de las aguas de Panticosa,  habla de la Fuente de Torrijos  como un recurso más  de los que podía presumir la ciudad de Jaca.  La destaca por  sus propiedades ferruginosas y sulfurosas,  y le atribuye unas notables propiedades curativas, tanto para el dolor de estómago como  para las opilaciones. 

Con mi kayack

Debajo del puente  de Torrijos sigue existiendo una buena "badina", muy accesible, a la que se puede llegar andando, en bici o en coche. Es una de esas badinas que, junto con  la del “Puente S. Miguel”,  la de la “Presa del Puente Nuevo”,  la del “Muro”, la del “Puente las Grajas” y la de ”Charlé”, están inseparablemente unidas a los  muchos jacetanos que  pasábamos las tardes de verano en el río, refrescándonos con sus aguas frías y transparentes. 

Con mi amigo Charli
Treinta años después , durante la  primavera , cuando llega el deshielo de las cumbres nevadas y cuando los torrentes y barrancos hacen resucitar al río de su letargo invernal , en compañía de mis amigos Abel, Charli , Jesús , Pili, Héctor y Juancar, hemos aprovechado para pasar por esa curva  de otra  manera, esta vez por debajo del puente, en sentido descendente , pero con los mismos 90º,   para poder disfrutar   de cerca de  esa sonrisa que muestra el río cuando baja “mayenco”,   y experimentar  el enorme placer que produce poder domar  sus aguas bravas con los kayacks.


TORRIJOS : EL LUGAR DE “IXOS”

 Termino con este pequeño rincón de las afueras de Jaca, al que tengo un especial apego desde la infancia, mostrando una tesela más de ese mosaico plagado de historia que es el Valle del Aragón. El nombre del puente de Torrijos procede del lugar de Hijós (“Ixos”),  que con su castillo (Torre de Hijós) se ubicaba  encima del paredón de  la actual cantera. La aldea de Hijós  debió de estar ubicada, hacia el 1313, debajo de Bergosa, en la ladera meridional del  monte  de San Salvador.  La  torre de Hijós, por otra parte, apellido todavía frecuente en Jaca, protegía a la ciudad de las incursiones que pudieran llegar por el norte. La defensa era favorecida por la estrechez del paso.

Vista del puente de Torrijos desde la atalaya de la torre
El  Camino Real Jaca-Somport pasaba justo por esa grieta que el hielo y el río  tajaron  a lo largo de millones de años entre los dos muros naturales de la  formación en “flysch”. Hubo camino por ambas orillas del río convergiendo ambos  en el puente  de las Grajas. El de la izda. está hoy  visible y relativamente bien conservado; no así el que venía por la derecha desde Castiello , camino alternativo que debía utilizarse cuandolas las riadas destruían el  puente de Castiello y que los viejos del lugar recuerdan con el singular nombre de “Camino Cartero Francia.” Esta Torre es citada  ya en  documentos del Archivo de la Corona de Aragón en el1302. En los siglos XIV-XV, perteneció a  los Jiménez de Azlor (Azor),  que eran los señores de Hijós,  hasta que en el año 1452 la vendieron por 3000 sueldos jaqueses a las Caridades de Jaca,institución que tenía por objeto dar albergue y socorro a los transeuntes pobres y que perduró hasta el siglo XVII, unida por sus rentas y servivcios, a la iglesia y hospital de Sancti spiritus de la ciudad de Jaca, para pasar, poco a poco,  al abandono y  posterior olvido.

 En la primera foto os muestro la visión que debían de tener sus ocupantes desde la atalaya de la torre. En la segunda, una poco más abajo, restos de lo que parece un puesto de vigilancia. Y en la tercera, trozos de muro que bien podrían pertenecer a alguna dependencia de dicha torre.




No hay comentarios:

Publicar un comentario